Los beneficios de la prótesis dental sin metal de zirconio

La prótesis dental sin metal de zirconio tiene como primer beneficio restaurar las funciones masticatoria, biológica y estética, lo cual le da un aspecto más natural debido a la ausencia de metal.

Está más que claro no hay ningún tipo de prótesis que contenga la misma calidad de propiedades que esta. Ya que, presenta características y cualidades únicas. Su material cerámico es ideal para que encaje adecuadamente, gracias a su biocompatibilidad.

Ello se genera mediante el sistema CAD-CAM que permite diseñar y fabricar este tipo de prótesis dental sin metal, lo que devuelve la funcionalidad a la dentadura, además de ofrecer un aspecto natural y grana sonrisa.

Ventajas que ofrece el zirconio respecto otros materiales

  • Evita las reacciones alérgicas al metal, ya que, las prótesis de zirconio no utilizan este estilo de material.
  • No tienen mal sabor, como es habitual que suceda con las prótesis dentales que presentan metal.
  • Reduce en gran proporción la sensibilidad de los dientes naturales. Ya que, no son conductores de calor.
  • Es un material muy resistente.
  • Se puede camuflar en gran manera. Como consecuencia de su traslúcido y color similar a los dientes, lo cual ofrece una estética particular.
  • Al no hacer uso de metal, evita los contorneados oscuros en las encías.
  • Es un material fácilmente manipulable, por lo que permite la fabricación de prótesis a medida exacta. Ello debido al sistema CAD-CAM, que permite diseñar y fabricar prótesis muy precisas.
  • Puede utilizarse para implantes dentales y demás dientes naturales.

Cómo es el diseño y fabricación de las prótesis sin metal

Antes de fabricar la prótesis de zirconio, el dentista realiza un análisis estético y un encerado de diagnóstico que permite evaluar los resultados del paciente que se pueden obtener. Dicho molde se obtiene después del mock up, el cual sirve de guía para la confección de las coronas.

Una vez obtenida toda la información en el software, la imagen en 3D es la que permitirá diseñar las medidas correctas junto a la anatomía de los dientes del paciente. Después del diseño se inicia el procedimiento de fresado en que talla el zirconio y se le da la forma deseada con el ordenador.