EL ARTE DE DIRIGIR

En más de una ocasión nos hemos encontrado con una terrible situación: aquella persona que dirige el proyecto no tiene las facultades suficientes como para llevar a sus espaldas a un equipo. Esta situación puede darse por varios motivos, desde una personalidad excesivamente confrontadora pasando por su opuesto, el de la personalidad que se esconde tras los demás incapaz de dar un paso al frente en lo que a acciones y reacciones se refiere.

Dirigir es un arte y está claro que no está al alcance de cualquiera. No todo el mundo sabe tener mano izquierda ni tampoco sostener un equipo con tesón, energía y un ambiente positivo. Incluso bajo presión. El carisma también ayuda y el don de gentes puede ser un arma muy útil para la comunicación entre los diferentes roles que uno encuentra en el proceso publicitario.

El buen talante y la visión incorrupta, las ideas claras pero también el hecho de dejarse aconsejar por otros ojos y diferentes ideas. Ayudar a tus compañeros a que saquen lo mejor de sí sabiéndose importantes en el proyecto. En definitiva, ser un buen compañero capacitado tanto para el apoyo como para el orden.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN DIRECTOR DE ARTE

Aunque por encima siempre está la práctica y la experiencia, está claro que partir con cierta base hará que el inicio de tu curso de dirección de arte en Madrid, sea más sencillo. El cambio no será brusco y en seguida querrás conocer más sobre los secretos de la profesión de director de arte, una de las grandes desconocidas de la industria publicitaria.

Las características fundamentales del buen director de arte comparte ciertos aspectos comentados en el anterior bloque, pero suma detalles precisos en los que pararse a recapacitar. Por ejemplo ese gusto por el detalle provoca un perfeccionismo prácticamente innato en el buen director de arte. Cada pequeño gesto, cada palabra o imagen pueden ser fundamentales en el proceso final publicitario. Menos es más.

Además, ha de ser un visionario. Ver más allá de los simples colores, las líneas y las palabras. En cualquier tipo de arte, los visionarios han abierto las puertas de otras maneras de pensar convirtiendo el arte de innovar en una salida a la imaginación y al aumento de interés en el público al que va dirigido. Desde los inicios históricos de la perspectiva en la pintura pasando por la creación de la fotografía, el flash, las imágenes en movimiento con el cinematógrafo o los adelantos tecnológicos online…todos estos avances han sido creados a partir de personas que supieron ver más allá de su nariz.

loading
×